top of page

Como superar tus miedos.








¿Tus miedos te bloquean? ¿Te encuentas a menudo esperando el momento perfecto para hacer algo importante? Algo que temes, pero que desearías hacer. Hay un dicho: "No hay que ser nadie para empezar, pero tienes que empezar si quieres ser alguien.


COMO SUPERAR EL MIEDO


Existe cierta confusión sobre si deberían dejar de relacionarse con las mujeres hasta que se conviertan en ese hombre atractivo. O por el contrario, si deberían salir y relacionarse con los demás al mismo tiempo que trabajan su relación consigo mismo.


Así que, he decidido aclararlo de una vez por todas.


 Sí, sal de casa. ¿Por qué? Porque si te quedas en casa demasiado tiempo, puedes llegar a acostumbrarte a ese estado pasivo y perder tu impulso, perder tu empuje. Es algo así como cuando dudas al acabar de llegar a un lugar. Por ejemplo, el momento en el que llegas a una fiesta y empiezas a dudar sobre si tienes que hablar con los demás o no, pues, probablemente, cuanto más tiempo esperes, peor será.

Porque esperar el momento perfecto puede convertirse en una excusa muy conveniente para no probar cosas distintas, para no atreverte a hacer algo nuevo, algo desconocido, y esperar es un círculo vicioso por lo que debes evitarlo.


Y además, si quieres hacer cosas nuevas y vas a cambiar y vas a ser más atractivo, necesitarás información, es decir, ¿Cómo puedes saber si estás mejorando si no te relacionas con los demás? ¿Cómo puedes saber si tus relaciones o tu vida social está mejorando si no sales? ¡No lo puedes saber! Para descubrir las reacciones de las mujeres, tanto si son positivas o negativas, vas a tener que salir y te va ser muy útil ver cómo reaccionan para descubrir qué actitud y qué mentalidad es la que te da los mejores resultados.

Entonces, ¿Qué podría ser lo que evita que te expongas, lo que evita que salgas de casa? Una razón podría ser que tuvieras el síndrome que llamo "Algún día cuándo..." Ahora probablemente te preguntes: Marcos, ¿Qué son los Algún día cuando?

 Son obstáculos que te impiden conseguir lo que deseas. Muchos tenemos deseos, sueños o aspiraciones, pero no todos los hacemos realidad. Y cuando le pregunto a alguien por qué no persigue sus sueños, por qué no sigue su camino, normalmente, me ofrece una mala excusa sobre esperar el momento adecuado.


Empiezan con el "Ya lo haré" "Ya lo intentaré" Y ahí es donde entra el "Algún día cuándo..

." Ya lo haré algún día cuando tenga el trabajo perfecto. Algún día cuando ahorre más dinero. Algún día cuando termine mi proyecto. Algún día cuando una mujer me quiera. Algún día cuando esté motivado. Algún día cuando sepa exactamente lo que quiero.


¿Te suena?


Verás, mi vida no ha sido muy distinta de lo que te acabo de decir, pero un día me di cuenta que la vida es demasiado corta como para quedarse esperando para siempre.


Yo también solía luchar contra esa indecisión, y a menudo posponía las acciones más importantes, las que realmente mejorarían mi vida, las posponía constantemente. Y lo que hacía, sin darme cuenta, era engañarme a mí mismo. Ante nuevas acciones, o afrontar situaciones incómodas, la reacción más común es evitarlas, es tratar de retrasarlas o posponer las cosas. A veces es porque buscamos el mejor momento o el más adecuado, otras veces es porque tienes miedo a fracasar.



Cualquiera que sea la razón, dudar siempre conduce a la infelicidad. Retrasando una acción, solamente consigues retrasar la felicidad y quedarte bloqueado por tu miedo. Porque piénsalo, esperar al momento adecuado significa esperar para siempre, ya que nunca vas a saber si el momento adecuado ha llegado y posponer, siempre aumentará tus temores en lugar de reducirlos. Muy a menudo, posponer, prolonga el dolor, la ansiedad, y el malestar. Ten muy claro que si estás evitando hacer algo, posponerlo, nunca mejorará tu situación.

De hecho, la mayoría de las veces, lo empeorará. Entonces, ¿Por qué seguimos esperando? ¿Por qué no nos lanzamos? Muy sencillo... por el miedo.


Hay veces que dudamos sobre si pasar a la acción o no, porque tenemos miedo a fracasar. Otras veces, dudamos porque no estamos seguros de lo que podría suceder porque tenemos miedo a lo desconocido. Y quiero que sepas que estás hablando con un experto en encontrar razones para no hacer algo.


 No eres el único que justifica sus dudas.


Todos lo hacemos, y la mayoría de las veces, racionalizamos nuestras dudas, culpando al momento. Tal vez pienses...

 "este no es el momento adecuado". Quizás crees que hay un momento perfecto para pasar a la acción. Una ligera variable de esta excusa es otra, otra excusa, es la excusa de "Aún no estoy listo, aún no estoy preparado". Esta es mi favorita, y esta la he estado usando durante años. Durante años he estado posponiendo aquellas acciones que han revolucionado mi vida por una simple razón: porque no me sentía preparado y sentía que necesitaba más tiempo para prepararme aún más, y lo que hacía era desperdiciar un día tras otro, tras otro, y engañándome a mí mismo, pensando que estaba preparándome, que algún día llegaría ese momento en el que estaría perfectamente preparado para hacerlo.

 Porque si esperas a que todos los semáforos se pongan de color verde antes de que salgas de casa, jamás empezarás el viaje hacia lo más alto.


Es mejor aprovechar el momento a pesar de sentir algún miedo y actuar rápidamente que posponerlo y quedarte bloqueado por el miedo. Además, el momento perfecto sólo es visible en retrospectiva. Es decir, el tiempo no se detiene y no puedes adivinar el futuro, no puedes adivinar todas las consecuencias de tus actos. Sólo puedes saber si un momento ha sido adecuado DESPUÉS de que este haya terminado.

Y créeme, la única manera de dejar de sentir miedo es realizar esa acción que temes, esa acción que estabas evitando. Deja de esperar el momento perfecto. Nunca llegará. En su lugar, date cuenta que hoy y ahora, es el mejor momento de hacer cualquier cosa, cualquier cosa que no te habías atrevido a hacer. Ahora es el momento.

Ningún momento como ahora, así que actúa. Ya sea saliendo solo, dirigiéndote y hablando a un grupo de desconocidos, o asistiendo a un seminario que has estado posponiendo, apuntándote a un curso de algo que va a ayudarte, va a ayudarte a crecer y a cambiar tu vida. Puede que no siempre resulte positivo a corto plazo, pero pasando a a la acción, te vas a asegurar de dejar el miedo atrás.


El miedo lo vas a dejar atrás y serás capaz de seguir hacia adelante. y estarás a un paso más cerca de esa situación que siempre has deseado.

 De hecho hay una historia en el Talmud, en el texto sagrado de los judíos, acerca de un hombre sabio, un hombre sabio que caminaba por el campo, solo. y al salir del recodo del camino, se encontró una jauría de perros salvajes y como él tenía miedo de los perros, lo que hizo fue inmediatamente sentarse, sentarse y quedarse sentado entre ellos. Uno de los puntos ocultos de esta parábola es que el sabio se sienta inmediatamente entre los perros. No pierde el tiempo preocupándose sobre qué podría ocurrir o cómo podrían suceder las cosas, ¡No! Se da cuenta que cada momento que malgaste en dudar será otro momento más de vivir con miedo, y él no espera a que los perros se echen a dormir o que se distraigan con un conejo, o que empiecen a jugar entre ellos, No.


Se da cuenta que no existe el momento perfecto para realizar esa acción. Él sabe que el mejor momento para tomar la acción es ahora.

El miedo, y nada más que el miedo, es la razón por la que demoramos la acción. Tememos el fracaso o lo desconocido y la ironía es que retrasando esas acciones que tememos estamos manteniendo el miedo que nos bloquea, el miedo sigue en nuestro interior. Esos miedos sólo van a desaparecer cuando tú corras en la dirección de tus miedos.

Cuando a pesar de sentir ese miedo, sigas hacia adelante. De esa forma, dejarás el miedo atrás. Todos hemos tenido momentos de debilidad, momentos en los que hemos pospuesto lo que realmente teníamos que hacer.


Actúa. No esperes al momento perfecto.

Elige este momento, y haz que sea perfecto.

.

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page