top of page

Estrés y Ansiedad ¿Qué es el estrés?

¿En cuántas ocasiones habremos escuchado hablar del estrés y de la ansiedad? ¿Y en cuántos momentos hemos visto éstos dos términos relacionados? Pero, de hecho el estrés y la ansiedad son cosas diferentes. Como dijimos en el primer vídeo, el estrés es la respuesta de nuestro cuerpo en el momento en que se encuentra ante una amenaza, por ejemplo, una persona que tiene miedo a las arañas, en el momento en que se le pone una delante, va a desencadenar una respuesta de en la que cómo dijimos vamos a subir la cantidad de cortisol, aumentar la presión sanguínea, cortamos los procesos digestivos, a tensar nuestros músculos y vamos a preparar, vamos a hacer todos esos mecanismos para preparar nuestro cuerpo para la huida o la lucha.


Es decir atacar a esa amenaza o simplemente huir de ella.

En cambio la ansiedad es una vez hemos quitado la amenaza de en medio, vamos a tener un continuo de respuestas, vamos a mantener un tipo de respuesta de estrés, no tan intensa, como en el momento en que tenemos la amenaza delante, pero vamos a mantener esa respuesta más o menos estable a lo largo del tiempo. Esta respuesta alta en cortisol, en hormonas del estrés, en tensión alta, lo que va a hacer es provocar unos problemas de salud que a la larga van a ir dando problemas. Una de las situaciones que quizás conozcamos mejor o que quizás esté más extendida en la sabiduría popular es lo que conocemos como ataque de ansiedad o ataque de pánico, y aunque sea algo que todo el mundo sabe más o menos a que nos referimos, es sorprendente porque muchas personas cuando sufren su primer ataque de ansiedad o de pánico no saben cómo manejar exactamente esa situación.


Esto es un problema en cuanto a que el hecho de no saber o no identificar un ataque de ansiedad puede provocar que éste sea peor o sea más profundo. Por supuesto no va a pasar nada pero si que es verdad que el hecho de saber qué es lo que está pasando y saber controlar un poco tus emociones, te va a permitir atajar mucho antes ese ataque, y te va a permitir tener herramientas para en el caso de que le esté sucediendo a una persona cercana a ti en ese momento puedas ayudarla de una forma más efectiva.

Para entender bien lo que es un ataque de ansiedad lo que vamos a hacer es utilizar un ejemplo, en este ejemplo vamos a utilizar a una persona que tiene miedo escénico y que por lo tanto en el momento en que le dicen que va a tener que hablar delante de cien personas, esta persona entra en un estado de estrés bastante alto. Probablemente esta persona va a empezar a prepararse lo que es su discurso, o la presentación que tenga que hacer va a estar bastante nerviosa, pero va a ir avanzando en ello.





A medida que los días se van acercando van a empezar a aparecer en su mente varios pensamientos negativos, aquello de "me van a juzgar" "voy a estar tembloroso" "voy a tartamudear" "no lo voy a hacer bien" "la gente va a ver como me pongo rojo" son todo este tipo de pensamientos intrusivos que probablemente tengan poca base para que los pensemos, pero igualmente no podemos quitárnoslos de la cabeza. y efectivamente todos esos pensamientos son los que van a hacer que veamos ese discurso como una amenaza real para nuestra personalidad o como una amenaza real a nuestro bienestar , a nuestra autoestima, Así pues esta persona ha preparado su discurso va hacia el lugar en que se va a realizar éste evento, y está esperando detrás del escenario a que le toque el turno para salir, lo que va a notar es que de pronto, y sin saber bien porqué, le falta oxígeno, va a intentar conseguir un poco más de aire, pero no va a ser capaz, su respiración se va a acelerar, pero no va a parecer suficiente o no va a sentir una mejoría, va a producir que a su vez empecemos a asustarnos, va a sentir cómo empieza a perder energía.


Quizás sus extremidades empiezan a dormirse, y empezamos a sentir un hormigueo en la punta de los dedos, en los pies, en las piernas, Va a ir avanzando hacia los brazos, va a ser una sensación terrorífica, vamos a pensar que estamos perdiendo el control de la situación, e incluso hay gente que piensa que se está muriendo, que es el fin, por lo tanto empezamos a sentir un verdadero temor y un verdadero pánico hacia lo que está pasando.

En ese momento empezamos a perder un poco de vista nuestra situación estresante, ya no nos importa tanto el hecho de tener que hablar delante de cien personas, de hecho nos hemos olvidado de ello. Y ahora mismo todo lo que está pasando es, ¿qué me está pasando? ¿quizás me estoy muriendo? Ese es el pensamiento que tenemos durante un ataque de ansiedad. Antes de que continuemos con el ataque de ansiedad, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

Bien, probablemente en el momento en que esta persona empezó a sentir que le faltaba el aire, en el momento en que empezaba a sentir ese hormigueo en pies y brazos, lo que ha pasado es que o bien no se ha preparado adecuadamente o ha quedado algo por decir, quizás ésta charla la está dando porque se siente obligado a dar la charla por alguien, bueno en ningún caso deberías estar obligado a hacer algo porque otra persona te lo pida, debería ser algo que fuese pactado, y hacer algo que quieras hacer porque realmente te apetece o por los demás.

En segundo lugar, puede ser que sencillamente esa persona no se sienta capaz de dar una charla, pero tiene que hacerlo porque es importante para su carrera profesional o académica, en este caso, quizás hubiese sido interesante que te hubieses preparado un poco, cómo dar charlas en público, cómo evitar pensamientos intrusivos o haberte preparado con un coach online o que te hubieses preparado de alguna otra forma para evitar llegar a ésta situación. En el caso de que por lo que sea no ha podido suceder, nos vemos ahora en un ataque de ansiedad y vamos a tratar de seguir intentando superarlo de alguna forma. Pues bien, nos hemos quedado en esta persona que está sufriendo un ataque de ansiedad, su respiración está totalmente acelerada, de hecho está fuera de control, sus extremidades sientes éste hormigueo, y está empezando a pensar que bueno, que su cuerpo está dejando de responder y que éste es el fin.


Y caemos en redondo en el suelo, parece que nuestros músculos no responden, parece que no tenemos energía siquiera para levantarnos del suelo y en ese momento la respiración aún se acelera más descontrolamos mucho más lo que es nuestro cuerpo, nuestras sensaciones y ya no sabemos qué hacer en absoluto, podemos incluso tratar de gritar y no poder hacerlo, es tal el pánico en el que estamos entrando que estamos fuera de control totalmente.



Por último lo que podemos estar sintiendo es sentir que nuestras vías respiratorias se están cerrando, nuestra garganta empieza a cerrarse, empieza a volverse rígida y no podemos conseguir suficiente aire por la nariz porque también está congestionada. En cualquier caso, toda ésta situación es una que estamos provocando nosotros mismos, por lo tanto es muy importante que siempre intentemos mantener un mínimo de control, Así pues, si has reconocido éstos episodios, si los has sufrido tú o si has visto en alguien de tu alrededor que los sufre, en éste momento deberías saber o poder al menos identificar lo que está sucediendo y pues tres sencillos consejos para que esto no vuelva a suceder, o que al menos puedas tener ciertas herramientas para mantener algo de control, en primer lugar, la respiración, si controlamos la respiración, controlamos el 90% de lo que está sucediendo, es decir, en ningún momento tienes que dejarte perder el control, en ningún omento debemos empezar a pensar que no hay oxígeno suficiente o intentar conseguir más aire y acelerar nuestra respiración, si mantenemos una respiración profunda y controlada y rítmica, vamos a empezar a disminuir los niveles de ansiedad automáticamente.


En segundo lugar, tenemos que mantenernos en movimiento, es decir, si empezamos a perder la sensibilidad en manos, brazos, es básicamente una cuestión de riego sanguíneo, porque estamos concentrando todo el riego en nuestra mente, lo que debemos hacer es mantener la movilidad tranquilamente con ejercicios rítmicos, podemos movernos con la respiración, es decir cada vez que inspiremos podemos cerrar y abrir las manos o mover una pierna hacia arriba o hacia abajo, todos éstos movimientos rítmicos lo que van a hacer es desviar la atención de ese momento de falta de control que estamos sufriendo hacia la ritmicidad del movimiento, y en tercer lugar, pues como ya os dije antes, si alguien está sufriendo un ataque de ansiedad a vuestro alrededor lo que debemos procurar es que esa persona sea capaz de respirar libremente, si tiene prendas muy apretadas a lo mejor deberíamos aflojarlas, quizás una chaqueta muy apretada también podemos abrirla para que pueda respirar mejor o llevarla al aire libre si está en un lugar cerrado. Si alguna vez has sufrido un ataque de ansiedad os recuerdo como siempre que podéis contactarme.





Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page